Las carreras de caballos regresan a La Zarzuela

Tras más de nueve meses sin carreras de caballos, el hipódromo de la Zarzuela volverá a celebrar competiciones de turf el 20 de septiembre si el nuevo organismo regulador, el Jockey Club Español (JCE), logra el reconocimiento internacional necesario antes del próximo miércoles. Los cuatro hipódromos más importantes (Madrid, San Sebastián, Sevilla y Málaga) se quedaron sin carreras a finales de noviembre de 2014 porque consideraban que la empresa encargada de arbitrar el deporte, la Sociedad de Fomento de Cría Caballar de España (SFCCE), no estaba legitimada para hacerlo al haber entrado en liquidación con un pasivo de 2,5 millones de euros. Sin embargo, el turf volvió a San Sebastián y a otros recintos a finales de julio.

La temporada de otoño comenzará en 15 días en Madrid, con 72 carreras y 1.302.700 euros en premios, una cantidad récord en España. El primer domingo, el 20 de septiembre, se repartirán 187.500 euros si el JCE logra el aval internacional para regular el turf. Esta institución se reunió hace dos semanas con la Federación Internacional de Autoridades de Caballos y con France Galop, el máximo organismo hípico francés, para agilizar los trámites. “El Consejo Superior de Deportes (CSD) se ha movido con la intención de ayudar en las relaciones internacionales, dando soporte y acompañando a los representantes del Jockey Club. Se me ha mostrado la máxima predisposición y sintonía para ayudar en la solución del problema que se ha vivido en España en los últimos meses”, dijo el viernes Miguel Cardenal, máximo dirigente del CSD.

La SFCCE, por su parte, perderá los activos más valiosos que tiene si deja de regular las carreras de caballos. “Como encargados de organizar y arbitrar debemos defender nuestros intereses. Si hay que iniciar acciones penales lo haremos. Creo que hay una intervención desmedida del Estado”, dijo a EL PAÍS Gonzalo Díaz, abogado de SFCCE.

La industria del turf, que en España da trabajo directo e indirecto a unas 3.000 familias —una cifra no oficial de la que se lleva años hablando—, perdió en 2015 más de la mitad de los caballos de carreras. Antes de que el sector entrase en stand by había 400 ejemplares en Madrid, pero la cifra actual ronda los 190: unos 50 equinos emigraron a Francia y casi 150 fueron jubilados, retirados de la alta competición, según datos de la SFCCE. “El daño está hecho. El parón ha generado un poso muy grande. Creo que todo volverá, aunque no será de la noche a la mañana”, opina Luis Morgado, presidente de la Asociación Española de Propietarios de Caballos de Carreras (AEPCC).

El hipódromo de la Zarzuela, una empresa pública en la que se invirtieron en remodelación más de 50 millones de euros entre 2003 y 2014, no cobrará la entrada en la reapertura el 20 de septiembre. “El cierre ha sido muy duro por la incertidumbre de lo que podía ocurrir, pero creo que se han presentado un calendario y unos premios espectaculares. Nunca había habido tan buenas dotaciones. Muchos caballos se han ido, pero habrá un retorno”, cuenta Julio Díez, director de A Galopar, la única revista semanal sobre turf en España. Muchos propietarios llevaron a sus ejemplares a San Sebastián cuando el hipódromo vasco reabrió sus puertas a finales de julio, pero Díez cree que los equinos regresarán poco a poco a Madrid.

Leave Comment